728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
lunes, 30 de abril de 2018

Santa Marta: “la gran certeza”

(ZENIT – 30 abril 2018).- Los niños son particularmente curiosos y en los teléfonos móviles, como en el mundo virtual, también encuentran “muchas cosas malas” que corren el riesgo de acabar siendo “los presos de estas no buenas curiosidades”. Es por esta tentación que el Papa Francisco advirtió el lunes 30 de abril, celebrando la Misa de Santa Marta. Y pidiendo ayudar a los jóvenes a discernir entre las muchas propuestas de la vida cotidiana, el Pontífice indicó que es el Espíritu Santo “la gran certeza” que resuelve todas “nuestras curiosidades”: y lo hace como “compañero de viaje, compañero de la memoria y compañero de la vida del cristiano”, ciertamente no se presenta a nosotros “con un paquete de respuestas “ya listo.

Para su reflexión, el Papa comenzó con el Evangelio de Juan. “En este largo discurso de despedida, en la mesa con los discípulos, hay pasos que podemos llamar el “diálogo entre la curiosidad y la certeza”, dijo. “Los discípulos no se sienten seguros, no sabían lo que sucedería y preguntaban qué sería de esto, de eso otro”. Y «Jesús explica», pero «se sienten más inseguros: «No, pero te vas, y ¿qué haremos?». Entonces “Jesús explica” Volveré, iré a preparar un lugar, luego os llevaré conmigo”». En resumen, “da certeza a la curiosidad de los discípulos”.

Además, el Pontífice reconoció, “la vida, nuestra vida está llena de curiosidad”. Y entonces “como niños, la edad de por qué” le preguntamos “Papá, ¿por qué esto? Madre, ¿por qué, por qué? Esto sucede precisamente “porque el niño crece, nota cosas que no entiende y pregunta: tiene curiosidad, está buscando una explicación”. Pero “esta es una buena curiosidad, porque es una curiosidad para crecer, desarrollarse, tener más autonomía”. Y “es también una curiosidad contemplativa, porque los niños ven, contemplan, no entienden y preguntan”.

“Hay otras curiosidades que no son tan buenas”, advirtió el Papa. “Por ejemplo, para” oler “en la vida de otras personas”. Tal vez “alguien dice” pero es algo para mujeres”. No, el chismorreo es un legado de mujeres y hombres”. Tanto es así que “alguien dice que los hombres son más habladores que las mujeres: no lo sé, pero es un patrimonio de todos, es algo malo porque trata de asegurarse de que la curiosidad no vaya al lugar seguro de una respuesta que es la verdad”. En cambio, es “intentar ir a lugares que eventualmente echan a perder a otras personas”. Entonces “hay malas curiosidades”, insistió el Pontífice. O curiosidad “que, al final, me haga comprender algo que no tengo derecho a saber”. El Papa ha sugerido el “ejemplo” de lo que sucedió “en Tiberiades: ya Jesús está a punto de irse, después de la Resurrección, y le dice a Pedro tres veces que lo ama, y ​​Pedro dice que lo ama; y él le da todo el poder, y Pedro, cuando esto está terminado, pregunta “¿y qué pasará?” preguntando por Juan “. Y “esto es” para chismorrear “las vidas de los demás”, explicó Francisco: “Esto no es una buena curiosidad, pero nos acompaña toda la vida. Es una tentación que siempre tendremos”.

De hecho, aseguró al Papa, “no se asuste, pero tenga cuidado”, diciéndose a sí mismo: “No pregunto esto, no miro, no quiero esto”. Y luego hay “muchas curiosidades, por ejemplo, en el mundo virtual, con teléfonos móviles y cosas: los niños van allí y tienen curiosidad por ver y encontrar allí muchas cosas malas”

Pero “no hay disciplina en esa curiosidad”. Entonces, “tenemos que ayudar a los niños a vivir en este mundo, porque el deseo de saber no es el deseo de ser curiosos, y terminan siendo prisioneros de esta curiosidad”. «Pero volvamos a estas buenas curiosidades de los Apóstoles», relanzó el Papa. En el fondo “ellos quieren saber acerca de Jesús, lo que sucederá, sucederá”. Y así “incluso en el último momento, Jesús estaba a punto de dejar el cielo”, dicen Ahora viene la revolución, ahora harás el reino” ». Es «la curiosidad de saber y la certeza: el diálogo entre curiosidad y certezas». De hecho, “Jesús responde dando certezas: “No mires, esto es así, voy allí”». Hay “muchas respuestas en este largo discurso en la mesa, y no es solo un discurso: es una conversación entre ellos”. Pero “Jesús siempre responde con certezas: nunca, nunca engañes. Nunca”.

“Pocas certezas, pero certezas”, repitió Francisco. Y “la certeza se resume al final del pasaje evangélico que hemos leído y oído”, explicó el Papa, refiriéndose al pasaje de Juan (14, 21-26). Lo que Francisco llamó “la gran certeza”. De hecho, informa Juan, «Jesús dice: Te he dicho estas cosas mientras todavía estoy cerca de ti. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo a quien el Padre enviará en mi nombre, él te enseñará todo y te recordará todo lo que te he dicho”. Y así, explicó el Pontífice, “la certeza nos dará el Espíritu Santo en la vida”.

Por supuesto, “el Espíritu Santo no viene con un conjunto de certezas” y te dice “toma”. Más bien, “entramos en la vida y le pedimos al Espíritu Santo, abramos el corazón, y él nos da la certeza de ese momento, la respuesta para ese momento”. «El Espíritu Santo -explicó el Papa- es el compañero del camino cristiano, él es el que continuamente nos enseña” no, esto es así “, lo que continuamente nos recuerda” pensar en lo que dijo el Señor, eso fue así”».Y “nos recuerda las palabras del Señor iluminándolos”. En nuestro “viaje hacia el encuentro con Jesús, es el Espíritu el que nos acompaña”, para dar “certeza a nuestra curiosidad”. “Entonces este diálogo entre la curiosidad humana y la certeza – dijo el Papa – termina en esta frase de Jesús” sobre el Paráclito: “Él te enseñará todo, y él te recordará todo lo que te he dicho”.

El Paráclito es el “compañero de la memoria, el maestro compañero”, que “nos da luz y nos conduce a donde hay felicidad, aquello que no se mueve, como hemos rezado en la oración colectiva”. “Vayamos donde hay verdadera alegría, la que está arraigada precisamente en Dios, pero con el Espíritu Santo para no cometer errores”, concluyó el Pontífice. Y por esta razón, “pidamos al Señor dos cosas hoy”. Antes que nada “purificarnos para aceptar la curiosidad, hay curiosidades buenas y no tan buenas” “Vayamos donde hay verdadera alegría, la que está arraigada precisamente en Dios, pero con el Espíritu Santo para no cometer errores”, concluyó el Pontífice. Y por esta razón, “pidamos al Señor dos cosas hoy”. Antes que nada “purificarnos para aceptar la curiosidad, hay curiosidades buenas y no tan buenas”

© Copyright – Libreria Editrice Vaticana

La entrada Santa Marta: “la gran certeza” se publicó primero en ZENIT - Espanol.









  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Santa Marta: “la gran certeza” Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos