728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
domingo, 17 de junio de 2018

4 pruebas bíblicas de las oraciones a los santos y por los difuntos

(NCR) Entre otras pruebas, la Biblia supone que grandes profetas como Moisés y Samuel estarían orando por los que están en la tierra después de morir.

1) Orando a los Santos (es decir, pidiéndoles que intercedan): Lázaro y el rico

A) El hombre rico en la historia de Jesús (conocido en la tradición como el rico epulón) le pide a Abraham que interceda, haciendo dos peticiones: a) el alivio de su sufrimiento en la parte del Hades donde estaban los condenados (Lc 16,24), y 2) enviar a Lázaro a la tierra para advertir a sus cinco hermanos que se arrepientan, para no terminar en el mismo lugar y estado (Lc 16,27-28). En Lucas 16,27 en la versión del King James, incluso él usa las palabras «Te lo ruego».

B) Si esto es una parábola o no (muchos comentaristas protestantes dicen que no lo es, porque las parábolas no incluyen los nombres propios), Jesús no podría enseñar el error doctrinal por medio de la historia.

C) La negativa de Abraham a responder la oración no  prueba que no se le debería haber rezado en primer lugar. Las oraciones pueden ser rechazadas. Nunca dijo, «No puedes dirigirte a mí, dirígete solo a Dios»

D) Tampoco su negativa prueba que carece del poder para cumplir  la oración (en última instancia debido al poder de Dios, por supuesto). Dijo que no porque el castigo del rico en el más allá ya había sido determinado por Dios. Se negó en el segundo caso porque la «propuesta» no iba a funcionar de todos modos. Él no dijo: «Yo no tengo el poder de enviar a Lázaro y es una blasfemia para los que piensen así». Dijo, más bien, que si él lo enviaba, no habría ninguna diferencia en cuanto al resultado que Abraham esperaba (Lc 16,21): «Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán si alguno se levantare de los muertos».

E) Por lo tanto, podemos concluir que se puede orar a los seres humanos en el más allá, y que tienen el poder (delegado a través de Dios, usándolos como vasijas o intermediarios) para cumplir los pedidos: en otras palabras, exactamente lo que es la doctrina católica la comunión de los Santos. Y esta es una enseñanza directa de nuestro Señor Jesús.

F) Si Abraham hubiera cumplido la petición, también sería otro ejemplo de comunicación permitida entre los que están en el cielo o el más allá (en este caso, Hades) y los que están en la tierra, ya que el Lázaro muerto habría regresado a la tierra para hablar con los cinco hermanos. Los protestantes nos dicen que esto no es bíblico y está en contra de la voluntad de Dios (y es el equivalente de la nigromancia), sin embargo, ahí está, en las Escrituras, de parte de Jesús.

2) Rezar a los santos: Saúl hace una petición al profeta Samuel

1 Samuel 28, 15-16 «Samuel dijo a Saúl: «¿Por qué me perturbas evocándome?» Respondió Saúl: «Estoy en grande angustia; los filisteos mueven guerra contra mí, Dios se ha apartado de mí y ya no me responde ni por los profetas ni en sueños. Te he llamado para que me indiques lo que debo hacer.» Dijo Samuel: «¿Para qué me consultas si Yahveh se ha separado de ti y se ha pasado a otro?»

El principio aquí es el mismo que el anterior. Samuel al recibir una petición podía rechazarla, y en ese caso así lo hizo. Pero como el propio Samuel explicó, él no cuestionó la pregunta como incorrecta y pecaminosa, sino que la rechazó porque la solicitud de salvar a Saúl iba en contra de la voluntad expresa de Dios, que Samuel también conocía, como un santo difunto. Además, Samuel sabía (después de su muerte) que Saúl sería derrotado en una batalla al día siguiente y moriría (1 Sam 28, 18-19).

La Biblia asume casualmente que grandes profetas como Moisés y Samuel estarían orando por los que están en la tierra después de su muerte:

Jeremías 15,1 «Y me dijo Yahveh: Aunque se me pongan Moisés y Samuel por delante, no estará mi alma por este pueblo. Échales de mi presencia y que salgan».

Nuevamente, no es que no puedan o no deberían orar; sino que incluso sus  grandes oraciones (como poderosos intercesores: Ex 32,11-12, 1 Sam 7,9, Salm 99, 6, Jer 15,1) no pudieron lograr algo si ya estaba en contra de la voluntad de Dios. Si de hecho no estaban orando a Dios después de su muerte, o no deberían haberlo hecho, entonces Dios no hubiera dicho que lo hicieron; y / o lo habría  condenado, habiéndolo sacado a relucir en una revelación inspirada.

Los «espectadores» en la crucifixión de Jesús proporcionan otra instancia similar. Supusieron que podía pedir (orar) al profeta Elías para salvarlo de la agonía de la cruz (Mt 27, 46-50). Son presentados como aliados de Jesús (no enemigos), ya que uno de ellos le dio de beber (Mt 27,48). Mateo 27,49 muestra que este tipo de petición comúnmente se creía en ese momento.

3) El apóstol Pablo rogó por los muertos

2 Timoteo 1,16-18  «Que el Señor conceda misericordia a la familia de Onesíforo, pues me alivió muchas veces y no se avergonzó de mis cadenas, sino que, en cuanto llegó a Roma, me buscó solícitamente y me encontró. Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día. Además, cuántos buenos servicios me prestó en Éfeso, tú lo sabes mejor».

4) Jesús y Pedro oraron simultáneamente a los santos y por los muertos

Tabita fue un discípulo en Jope que murió. Pedro le rezó cuando dijo «Tabita, levántate». Véase Hechos 9,36-41. Ella estaba muerta, y él se dirigía a ella. No hay una pared impenetrable entre el cielo y la tierra. Esto no es solo rezar a los muertos, sino a  los muertos, ya que el pasaje dice que Pedro «oró» antes de dirigirse a Tabita en primera persona. Y él estaba rezando para que ella volviera a la vida.

Nuestro Señor Jesús hace lo mismo con respecto a Lázaro. Reza por Lázaro (un hombre muerto: Juan 11,41-42) y luego le habla directamente a un hombre muerto (en efecto, «orando» o dirigiéndose a él): «Lázaro, levántate y anda» (Juan 11,43).

Let's block ads! (Why?)









  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: 4 pruebas bíblicas de las oraciones a los santos y por los difuntos Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos