728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
miércoles, 20 de junio de 2018

Declaraciones antiecuménicas del Metropolitano Kliment: «Los católicos son siempre herejes»

(Vladimir Rozanskij/AsiaNews) - Un destacado miembro del Patriarcado de Moscú, el metropolitano de Kaluga Kliment (Kapálin) dio a conocer en estos días una de sus homilías de contenido fuertemente anti-ecuménico, como para responder a las recientes aperturas y actividades con los católicos de parte de otros exponentes de la Iglesia rusa como los metropolitanos Ilarion (Alfeev) y Tikhon (Ševkunov), y del mismo patriarca Kirill (Gundjaev).

El Metropolitano Kliment fue el único adversario de Kirill durante las elecciones patriarcales de 2009 (el tercer candidato, Filaret de Minsk, se retiró a favor del patriarca actual). De alguna manera, expresó el espíritu más «riguroso» de la ortodoxia rusa, en continuidad con el fallecido Patriarca Aleksij II, que lo había señalado claramente como su sucesor. Después de su elección fue inmediatamente destituido del cargo de administrador de las estructuras patriarcales (que ocupó desde 2003) y relegado a un papel secundario, el de presidente del consejo editorial del patriarcado.

Uno de los últimos jerarcas «soviéticos» de la Iglesia Ortodoxa Rusa

Un poco más joven que Kirill, el metropolitano Kliment fue uno de los últimos jerarcas «soviéticos», llegando a ser obispo en 1982 con solo 33 años, en vísperas de grandes cambios. Durante los años de la perestroika de Gorbachov ha permanecido en las parroquias rusas de Canadá y los Estados Unidos, sólo para volver a casa en 1990 con el recién elegido patriarca Alexy (Ridiger), de la que fue uno de los colaboradores más cercanos.

Fue uno de los grandes protagonistas del Sínodo (ortodoxo) jubilar del año 2000, durante el cual apoyó con fuerza la canonización del zar Nicolás II, otorgado por los «reformistas» de Kirill a cambio de la «Doctrina Social» de la Iglesia rusa, el programa escrito del grupo de Kirill que inspiró las políticas del nuevo presidente Putin. En la reestructuración de las estructuras patriarcales en los últimos años, a Kliment se le ha confiado la supervisión de las actividades caritativas.

En el discurso publicado ayer por la revista Vechernaja Moskva, el metropolitano se opone a la opinión contemporánea generalizada de que «todas las religiones hablan del único Dios» y que todos los que rezan lo hacen a su manera, pero siempre en una sola dirección. Según Kliment, «debemos respetar las tradiciones religiosas de otras personas, pero esto no nos autoriza a ser indiferentes a nuestra fe». Después de algunas distinciones entre las religiones monoteístas y paganas y sus representaciones del único Dios o de los muchos dioses, Kliment se pregunta si deberíamos hablar de «el único hombre» cuando indicamos una persona, cuando distinguimos a los hombres por edad, la apariencia exterior y muchas otras características. Las propiedades de Dios son más difíciles de distinguir, pero aún hablamos de manera diferente entre los cristianos.

San Francisco de Asís y San Serafín de Sarov

Para ello, según Kliment, «la causa de la fractura en la comunión eucarística con los católicos y con otros herejes, con los cuales la Iglesia ha roto sus relaciones en su momento, consiste justamente en el hecho de que la Iglesia [ortodoxa], con los Padres y los santos concilios consideraban inaceptables sus opiniones sobre Dios porque conducen a una catástrofe en la vida espiritual e impiden la realización del plan de salvación». Para ilustrar las diferencias irreductibles entre la práctica de la fe católica y la Iglesia ortodoxa, el metropolita ofrece una comparación entre dos figuras de santidad que en Occidente a menudo se consideran similares, como San Francisco de Asís y San Serafín de Sarov.

Según Kliment, San Francisco trató de imitar a Cristo «exteriormente», ayunando por cuarenta días, aceptando el sufrimiento y renunciando a las riquezas, pero, apostilla, «no es la renuncia a la riqueza lo que nos salva, sino la unión con Cristo». Es aquí donde vemos la diferencia con el gran asceta ruso de comienzos del 800, que durante mil días y mil noches vivió en la cima de una roca repitiendo la oración de Jesús: «Oh Dios, ten misericordia de mí, un pecador». Él reconoció su pecado y la imperfección, mientras que los santos católicos como Francisco (o Tomás de Kempis, e Ignacio de Loyola), en la reconstrucción de Kliment y de muchos teólogos polemistas rusos afirman poseer la perfección.

Los argumentos del metropolitano de Kaluga ciertamente no son nuevos, pero su divulgación ahora indica un intento de reequilibrar la posición del Patriarcado de Moscú, dada la intensificación de las relaciones: mejor mantenerse alejado de los católicos, y la confusión ecuménica.

Let's block ads! (Why?)









  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Declaraciones antiecuménicas del Metropolitano Kliment: «Los católicos son siempre herejes» Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos