728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
viernes, 8 de junio de 2018

Desde Colombia, una historia de perdón sin límites

PASTORA MIRA GARCÍA, a través de actos de amor cristiano y perdón frente al odio y la violencia, se ha convertido en una de las mujeres de fe más conocidas de Colombia, ya que su nación todavía está lidiando con las secuelas de décadas de violencia implacable. En los últimos 60 años se produjo una lucha armada que involucró a guerrillas marxistas, tropas gubernamentales y milicias de extrema derecha. En el momento en que se produjo un controvertido acuerdo de paz con el grupo guerrillero más grande en 2016, según algunas estimaciones, hasta 900,000 personas murieron en el conflicto y siete millones de colombianos fueron desplazados. La amarga enemistad y la violencia persisten, sin embargo. En septiembre de 2017, cuando el Papa Francisco visitó el país, Pastora fue elegida para dirigirse al Papa y a la nación en general para dar testimonio de su compromiso con el mandamiento de Cristo de “amarse los unos a los otros”, no importa qué. Ella cuenta su historia aquí: 

“El 4 de abril de 1960, mi padre, Francisco Mira, fue asesinado por rivales políticos. Tenía 4 años cuando sus nueve hijos fueron obligados a ver su asesinato. Empujando a mi madre a un lado, le dispararon y luego lo decapitaron frente a nosotros”.

“En 1999, mi madre sufrió un ataque cardíaco y murió cuando militantes de una de las facciones conflictivas en el país derribaron la puerta de entrada de los vecinos”.

“En 2001, mi hija Paola llevó a su hija de 5 años cuando iba a trabajar a una escuela rural; fueron capturados por militantes; dos días después, devolvieron a la niña, es decir, a mi nieta. La familia entró en una noche muy oscura, preguntándose qué había sido de ella. Logramos recuperar su cuerpo después de más de siete años de caminar por los campos y subir y bajar montañas. Insistí en que se introdujeron los equipos de desminado para poder realizar nuestra búsqueda de manera segura”.

“Mi hermano menor también fue secuestrado en una carretera y ni él ni la gente que viajó con él alguna vez han reaparecido. El 4 de mayo de 2005, un grupo armado ilegal llevó a mi hijo de 18 años al cautiverio durante 15 días. Luego lo asesinaron y lo dejaron tendido en el camino”.

“En ese momento, dije: ‘Señor, te lo devuelvo.’ Aunque no todos van a la universidad, todos asistimos a la ‘Universidad de la Vida'”.

“Antes de la muerte de mi madre, fui a trabajar a un pueblo donde escuché el nombre del asesino de mi padre y le pregunté a mi madre si él era el hombre que mató a papá, y ella respondió: ‘Sí, hija mía, pero no tenemos razón hacer algo al respecto, ni lastimarlo. Me tomó un tiempo investigar y cuando por fin llegué a esa casa muy lejos, no conocí a un hombre, sino a un ser humano destrozado”.

“Hubiera sido muy fácil, dadas las circunstancias en que vivió, envenenar su comida o utilizar algún otro método para terminar con su vida, pero afortunadamente recibí ese mensaje de mi madre. Me senté llorando en el camino de regreso y tomé la decisión de visitarlo con frecuencia, junto con algunas personas que visitaban a los enfermos; para ayudarlo a sanar, para llevarle comida y ropa. Lo hicimos durante mucho tiempo”.

“Había aprendido una lección muy importante; cuando la madre del asesino de mi padre le preguntó a su hijo un día: `¿Sabes quién es esa persona que te ha estado cuidando?´ Ella es una de los muchos huérfanos que has dejado atrás. Ella es la hija de Pacho Mira. `Nunca me miró a los ojos otra vez. Entendí que la culpa es peor que el dolor´”.

“El 19 de mayo de 2005, asistiendo a la bóveda de mi hijo en un mausoleo, sentí la necesidad de mirar hacia arriba, y vi una escultura que representaba la Pietà. Le dije a la Virgen: ‘Madrecita (querida madre), perdóname por llorar por mi hijo, cuando debería mantener la calma porque tenía la bendición de ser madre'”.

“Tres días después, de camino a casa, vi a un joven que pertenecía a uno de los grupos armados ilegales. Estaba herido y lloraba de dolor. Lo llevamos a casa. Él estaba hambriento; Le di algo de comida y café, más un par de pantalones cortos y una camisa que había pertenecido a mi hijo. Vino un amigo que era enfermera y le lavamos la herida”.

“Este joven se acostó en la cama de mi hijo y, al ver sus imágenes en la pared, preguntó: ‘¿Por qué hay fotos de ese tipo al que matamos el día antes de ayer?’ Todos nos sorprendimos, mis hijas y yo, y el niño comenzó a llorar y hablar. Le supliqué a mi querido Dios que no sintiera en el corazón de mi madre, ni escuchara al niño con los oídos de una madre, que me ayudaría”.

“Al final, le dije al joven: ‘Esta es tu cama y esta es tu habitación’. El niño lloraba y hablaba, era como si le diéramos una paliza. Le pasé el teléfono y le dije: ‘Hay una mamá preocupada por ti en algún lado, por favor llámala'”.

“Fui a hablar con mis hijas, que me dijeron: ‘¡Mamá, no debería salir de aquí con vida!’ Les respondí: ‘Díganme lo que quieren que haga, pero lo único que les pido a cambio es que, cuando termine siendo un asesino como él, usted garantiza que mi hijo estará sentado aquí con nosotros. “Entendieron que no debería ser un ojo para un ojo, ni un diente para un diente”.

“Le dije al niño: ‘Mira, ya no puedes quedarte aquí, vete a un hospital’. Se fue y regresó ese mismo año en agosto, ahora desmovilizado y desarmado. Cuando solía reunirse conmigo, me saludó diciendo: ‘Mamá’. Ese diciembre murió en un incidente relacionado con las drogas”.

“Su madre vino a recoger el cuerpo y tuve la oportunidad de ayudarla a llevar el cuerpo de su hijo a su municipio. Existe un principio fundamental: “ámense los unos a los otros.” Señor, al que me ha herido, perdónalo; cúrame y hágala para que, a través de su perdón, pueda mirarlo a los ojos como un ser humano con derecho a cometer errores, y saber que en sus errores fue él quien falló”.

Hoy, Pastora Mira García está completamente dedicada a CARE, el “Centro para acercarse a la reconciliación y la reparación”. Lo fundó hace 13 años y su objetivo principal es descubrir diferentes formas de promover la reconciliación de las víctimas y los perpetradores . Pastora está convencida de que la única forma de lograr la reintegración social es que todos los colombianos comprendan completamente lo que sucedió; que, como lo confirma el propio testimonio de Pastora, es el fundamento de una sanación emocional y espiritual genuina.

Martha Helena Suárez Restrepo

***

Martha Helena Suárez Restrepo escribe para Ayuda a la Iglesia Necesitada, una organización benéfica papal internacional que brinda asistencia a la Iglesia sufriente y perseguida en más de 140 países. www.ayudaalaiglesianecesitada.org

© Traducción de Richard Maher

La entrada Desde Colombia, una historia de perdón sin límites se publicó primero en ZENIT - Espanol.









  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Desde Colombia, una historia de perdón sin límites Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos