728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
domingo, 10 de junio de 2018

La profecía de San Juan Pablo II para el futuro de Irlanda

(HLI/InfoCatólica ) «Tú decidirás que llegará a ser Irlanda» -San Papa Juan Pablo II

En 1979, el Papa Juan Pablo II contempló un mar de unos 300.000 jóvenes en una misa para los jóvenes en Galway, Irlanda. «Cuando te miro» , dijo, «Veo la Irlanda del futuro. Mañana, serás la fuerza viva de tu país, tú decidirás qué llegará a ser Irlanda». Por desgracia, esa misma generación y la generación de niños que han criado desde entonces, simplemente decidieron cuál será el futuro de Irlanda. Uno solo puede imaginar el dolor de que el papa santo tendría si estuviese físicamente aquí con nosotros al presenciar lo que el pueblo irlandés acaba de aprobar.

Es extraño  ver  las fotografías y videos  de multitudes de jóvenes irlandeses bailando, gritando y llorando lágrimas de alegría,  ¡alegría!  - porque los irlandeses han hecho un acto que ningún otro país, ni siquiera el más liberal y corrupto, ha hecho: han votado por abrumadora mayoría popular para permitir la matanza de sus hermanos y hermanas por nacer.

En Irlanda, el 64% de los inscritos para votar se presentaron a las urnas el día del referéndum. Y de esos un angustioso 66% votó para derogar la enmienda constitucional (84% de los que tenían entre 18 y 24 años votaron sí) que protege el derecho a la vida de los no nacidos, casi la misma  proporción que votó hace más de tres décadas para aprobar La Octava Enmienda en primer lugar. ¡Tanto ha cambiado, y tan rápido!

Irlanda, a pesar de su historia católica y su conversión por parte de San Patricio, no es inmune al poder omnipresente de la cultura popular y al encanto de la nueva ideología de libertad personal radical y autonomía sexual que ha barrido a Occidente. Muchas de las señales de advertencia estaban allí, incluida la reciente legalización del divorcio y el «matrimonio» entre personas del mismo sexo. Pero ninguno de los dos, ni nadie más, parece que esperaban que hubiera una derrota tan abrumadora y decisiva para los no nacidos.

Advertencia profética de San Juan Pablo II a Irlanda

Pero tal vez no deberíamos estar tan sorprendidos. San Pablo Juan Pablo II profetizó esto.

En la misma homilía antes citada, el Papa presentó, con un detalle insoportable, exactamente qué sucedería si Irlanda abandonara a Cristo y sus raíces cristianas.

El Papa advirtió a los jóvenes que «las tradiciones religiosas y morales de Irlanda, el alma misma de Irlanda, serán desafiadas por las tentaciones que no perdonan a la sociedad en nuestra época». Al joven se le diría, dijo, que «se deben hacer cambios» para que tengan «más libertad», que sean «diferentes» de sus padres, «y que las decisiones sobre sus vidas dependen de ustedes, y ustedes solamente».

Muchos de los que están frente a él, dijo, estarían tentados a abandonar a Cristo, a pesar de su educación cristiana, familia y cultura. Sin embargo, advirtió: «Una sociedad que, de esta manera, ha perdido sus principios religiosos y morales superiores  se convertirá en presa fácil para la manipulación y el dominio de las fuerzas que, bajo el pretexto de una mayor libertad, la esclavizarán cada vez más».

De hecho, el Papa incluso predijo que en el futuro de Irlanda, este ataque se enfocaría especialmente en el ámbito de la sexualidad. «El atractivo del placer, que se tendrá siempre que se encuentre, será fuerte y se le presentará como parte del progreso hacia una mayor autonomía y libertad de las reglas». Esta tentación vendrá especialmente de los «medios de comunicación masiva», que presentarán una cosmovisión en la que «cada hombre existe para sí mismo, y donde la afirmación desenfrenada del yo no deja lugar a la preocupación por los demás».

Esta, de hecho, es la lección que cientos de miles, si no millones, de bebés no nacidos irlandeses aprenderán en los próximos años.

En su homilía, el Papa también incluyó una frase que es escalofriante, dado lo que ha sucedido desde entonces. Hablando de la tentación de alejarse de Cristo, el Papa dijo que «esto puede suceder especialmente si se ve la contradicción en la vida de algunos de sus hermanos en la fe y su manera de vivir».

Me pregunto, ¿el Papa sabía cuán proféticas serían esas palabras? Muchas personas han notado que la Iglesia Católica jugó un papel sorprendentemente pequeño en el debate sobre la Octava Enmienda. «La Iglesia, con la excepción de unas cuantas pastorales, estuvo tácticamente ausente», señala  el comentarista irlandés John Waters en First Things. La razón de esto no es ningún secreto. En los últimos años, la credibilidad moral de la Iglesia se ha erosionado. Las revelaciones de abuso físico y sexual en instituciones administradas por la Iglesia, y el encubrimiento, han socavado catastróficamente la capacidad de la Iglesia para decir algo sobre asuntos morales; los medios de comunicación siempre están listos en tales casos echarle en cara las fallas de la Iglesia.

Pero eso todavía no explica por completo la notable ausencia de muchos pastores en la lucha por la vida. «Lo imperdonable fue que este silencio se extendió a los púlpitos», dijo Waters. Pero, de nuevo, San Juan Pablo también había predicho esta triste traición. Señaló que entre las muchas personas que dirían a los jóvenes que sus creencias religiosas eran «irremediablemente anticuadas, que obstaculizan su estilo y su futuro» serían «incluso muchas personas religiosas», incluso, supongo que el Papa sabía, que algunos sacerdotes y obispos.

Un remedio simple

La homilía del Papa no fue todo condenación y oscuridad para el futuro de Irlanda. Los mensajes de los grandes profetas nunca lo son, incluso si son implacables en sus diagnósticos.

Frente a todas las fuerzas armadas contra el Evangelio y la «enfermedad moral» que «acecha» a la sociedad irlandesa, los jóvenes deben recurrir a la única fuente de auténtica alegría: Cristo. «En Cristo descubrirás la verdadera grandeza de tu propia humanidad», exhortó el Papa. «Cristo tiene las respuestas a tus preguntas y la clave de la historia, él tiene el poder de elevar los corazones. Él sigue llamándote, él te sigue invitando, él que es “el camino, y la verdad, y la vida”». El llamado de Cristo es «exigente», dijo el Papa, la juventud no debe tener miedo, porque «solo con Él tu vida será significativa y valdrá la pena».

Un mensaje simple. Pero, ¿hay más?

Para el pueblo irlandés, que derramó su sudor y lágrimas en vano para defender a los no nacidos, y que ahora debe vivir en un país que es moralmente ajeno a ellos, ¿qué otra cosa hay sino Cristo? Para aquellos de nosotros fuera de Irlanda que luchamos, y ayunamos, y oramos por Irlanda, y miramos a Irlanda para continuar actuando como un faro de luz y esperanza en Occidente, ¿qué más queda sino Cristo?

Las fuerzas del mundo son fuertes. Por hoy, han prevalecido. Y sin embargo, el Papa también tenía un mensaje para aquellos de nosotros que podemos sentir que «ante las experiencias de la historia y situaciones concretas, en donde el amor ha perdido su poder, es imposible practicarlo». No es así, dijo ese gran santo. Porque, a la larga, «el amor siempre trae la victoria, el amor nunca es derrotado».

Para los provida de Irlanda el 25 de mayo fue un día oscuro. El más oscuro de todos. Pero el amor sigue vivo. Los defensores provida ahora deben adaptarse al nuevo régimen y encontrar nuevas formas de expresar ese amor en el futuro de Irlanda. ¿Continúa luchando por leyes pro vida?, ¡por supuesto! Dar la batalla con uñas y dientes. Pero también deben encontrar formas nuevas y creativas de llevar amor a las personas sin esperanza que pronto comenzarán a buscar falsas «soluciones» en los centros de aborto de Irlanda. Amarlos a ellos y a sus hijos. Muchas vidas se salvarán de esta manera, ya que se han salvado así en otros lugares.

«Pongamos esta intención», concluyó el Papa, después de pedir que los irlandeses continúen escuchando el mensaje del Evangelio, «a los pies de María, Madre de Dios y Reina de Irlanda, ejemplo de amor generoso y dedicación al servicio de los demás». Este fue el mejor curso entonces, y es el mejor curso para nosotros ahora.

Nuestra Señora de Knock, ¡ruega por nosotros! ¡ruega por Irlanda!

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: La profecía de San Juan Pablo II para el futuro de Irlanda Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos