728x90 AdSpace

Peliculas con Temas Religiosos, Valores y Entretenimiento
Artículos
martes, 19 de junio de 2018

Obispo vietnamita critica al presidente de su país por censurar el uso de internet

(Asia News) El prelado demanda al régimen respetar la voluntad del pueblo y los derechos de los ciudadanos, invitando a las autoridades a liberar a los manifestantes arrestados en los últimos días. Mientras tanto, en las principales ciudades y provincias del país hay una presencia policial masiva y miles de católicos han participado en manifestaciones pacíficas en Hà Tĩnh y Vinh (Vietnam Central). Ellos protestan contra la nueva ley sobre la seguridad informática y el proyecto de ley sobre «unidad administrativo-económica especial» que «venderían la tierra a China».

Monseñor Hoàng Đức Oanh publicó una carta de fecha 16 de junio dirigida al presidente vietnamita. En el documento, el prelado condena las declaraciones de algunos miembros del gobierno e insta a moderar el tono, a fin de promover la armonía social y respetar los derechos de los ciudadanos. Al comentar sobre lo que sucedió en los últimos días, el obispo dice: «El propósito de la nueva ley sobre seguridad informática es engañar a las personas; el del proyecto de ley sobre unidades administrativas y económicas especiales es vender el país a China. ¡El domingo 10 de junio, cuando las personas expresaron sus opiniones en contra de las dos leyes, el gobierno las atacó de una manera bárbara en lugar de escucharlas! ¡Más tarde, las autoridades ordenaron arrestos masivos en Bình Thuận y en otros lugares! Las detenciones todavía están en curso». «Le insto a usted, señor presidente, a que libere a todos los arrestados, publique una nueva ley sobre manifestaciones, según lo prescrito por la Constitución, y respete la voluntad popular», concluye el prelado.

Sacerdotes traidores

En un video publicado en Internet, el obispo emérito también censura a los sacerdotes que forman parte de la Asamblea Nacional. Habrían votado a favor de la nueva legislación en la web. «Estos sacerdotes traicionan su fe en nuestro país, por el dinero y el prestigio que les confieren los comunistas», declara el prelado. La ley, que entrará en vigor el 1 de enero de 2019, ya ha causado una fuerte disminución en el tráfico en los sitios católicos. «Los usuarios tienen que reducir sus actividades en Internet, por temor a ser procesados», explica el p. Paul Văn Chi, portavoz de la Federación de medios de comunicación vietnamitas. En un comunicado de prensa publicado hace unos días, denuncia la falta de protección suficiente de la privacidad. «Las disposiciones de la ley de ciberseguridad podrían facilitar que el gobierno identifique y enjuicie a las personas por sus actividades pacíficas online», advierte el sacerdote.

El padre Joseph Nguyễn, de la archidiócesis de Hanoi, teme que a partir de ahora los fieles dependan más de «Católicos y la nación», una revista financiada por el Estado y controlada por el Partido Comunista. «Parece ser rico en contenido. Pero cuidado, las cosas siempre han sido, son y serán distorsionadas a través del prisma del comunismo. No seamos tan ingenuos como para pensar que los comunistas dispongan fondos para que los católicos evangelicen», dijo el sacerdote a AsiaNews.

Fundado en 1975 por el gobierno comunista, como parte del intento de crear una iglesia estatal, la revista está dirigida por el padre. Phan Khắc Từ. Es miembro del Partido y vicepresidente del llamado «Comité para la solidaridad de los católicos vietnamitas», un órgano creado para dividir a la Iglesia de la Santa Sede. El P. Từ ha vivido con una mujer durante décadas y es padre de dos hijos. La ley canónica prohíbe al clero ocupar cargos públicos, excepto en circunstancias excepcionales y sujeto a la aprobación de las autoridades eclesiásticas. En una carta abierta a los líderes de la Iglesia, muchos sacerdotes incluso el padre Nguyễn Văn Lý, un disidente que pasó 15 años en prisión, reiteran que unirse al Partido Comunista es un acto ilícito. Por lo tanto, los autores del documento solicitan a los obispos una acción disciplinaria contra los sacerdotes considerados culpables.

El P. Nguyễn asegura que «ellos no contribuyen a la mejora de las condiciones en que funciona la Iglesia. Nunca levantaron sus voces contra la represión y las expropiaciones forzadas»

 Además, mientras aumentan en el país las violaciones de la libertad religiosa, como las agresiones contra los sacerdotes disidentes, los sacerdotes cercanos al Partido han exigido «castigos más duros contra sus hermanos y hermanas en la fe». «Su presencia en el gobierno socava la credibilidad de la Iglesia y la eficacia de su misión», concluye el sacerdote.

Mientras tanto, tomados por las cámaras de la policía, miles de católicos marcharon ayer por las calles de las ciudades rezando el rosario. Los manifestantes estaban exponiendo banderas del Vaticano y pancartas en que se leían eslóganes como «Ninguna tierra en concesión a los comunistas chinos, ni siquiera por un día» o «La ley sobre seguridad cibernética mata la libertad».

Las violentas protestas de la semana pasada terminaron con cientos de arrestos. Nunca en la historia del régimen comunista vietnamita se registraron tantos, especialmente en el sur, donde la represión del gobierno fue mayor. En los últimos días, el gobierno ha prometido castigar a los manifestantes llamándolos «extremistas». Nguyễn thị Kim Ngân, presidente de la Asamblea Nacional, condenó hace tres días los «abusos de la democracia, las distorsiones de la verdad, las provocaciones y el descontento social» de sus acusados. Los medios manejados por el Estado informaron de las amenazas directas y violentas del mayor coronel de policía Trần Anh Huy. Prometió «volar los sesos» a cualquiera que se atreva a participar en manifestaciones contra la ley de ciberseguridad, aprobada el 12 de junio.

Let's block ads! (Why?)









  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Articulo Revisado: Obispo vietnamita critica al presidente de su país por censurar el uso de internet Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos